Vie. Mar 1st, 2024

El caso del posible desfalco en el que se ha visto involucrada la exconsellera Pilar Bonet también ha tenido repercusión a escala local. Tanto es así que la oposición en bloque se ha unido para exigir una auditoria externa de las cuentas municipales de la legislatura 2019-2023, etapa en la que Bonet fue regidora de las áreas de Hisenda y Funció Pública del consistorio llucmajorer. En este sentido, el PSOE, Llibertat Llucmajor, Més per Llucmajor y S’Ull piden que «se realice una auditoria externa con urgencia de las áreas donde la señora Pilar Bonet fue la máxima responsable» y que se tengan en «especial consideración» las facturas extrajudiciales convalidadas en los plenos de la pasada legislatura «con omisión de la fiscalización». Asimismo, piden que en caso de que se detecte la comisión de algún delito o irregularidad se dé inmediatamente cuenta de ello a la Fiscalía para que se lleve a cabo la incoación de las diligencias perceptivas.

En el escrito registrado también solicitan la creación de una comisión de todos los grupos con representación municipal para colaborar y tener toda la información referente a esta auditoria que remarcan «urgente y externa».

Detalle de la declaración de Bonet
Detalle de la declaración de Bonet.

Según Jaume Oliver, portavoz socialista y uno de los impulsores de la propuesta, «con esta petición no tenemos la intención denigrar las siglas de ningún partido, pero creemos que es una resolución necesaria y objetiva y que hacemos de forma conjunta sin ningún rédito político, solo el de limpiar el nombre del Ajuntmanet de Llucmajor y garantizar que se ha hecho una buena gestión de los cuentas públicas todos estos años». En este sentido, Oliver quiso destacar que «es cierto que muchos servicios que ahora están sin contratos vienen de un exceso de facturas extrajudiciales sin fiscalizar de la pasada legislatura, lo que supone un problema para el Ajuntament en estos momentos, además de la falta de personal en muchas áreas». Pilar Bonet también era la encargada de contratación.

Tranquilidad

Por su parte, el Ajuntament de Llucmajor emitió el sábado –cuando se conoció la noticia– un comunicado en el que expresaba su «tranquilidad por la gestión del Consistorio» y aclaraba que solicitará a Intervención una revisión de los contratos para mayor transparencia. La formación pide una auditoría de este área del periodo comprendido entre 2019 y 2023 a la Sindicatura de Cuentas. Sin embargo, para la oposición no es suficiente.

Ir a la fuente
Author: Cati Amores