Vie. Mar 1st, 2024

La presidenta del Govern, Margalida Prohens, ha encabezado la concentración convocada a las 11:30 horas a las puertas del Consolat de la Mar de este lunes para rendir homenaje a los dos Guardia Civiles fallecidos en Barbate. Media hora más tarde, el alcalde de Palma, Jaime Martínez hacía lo propio en la plaza de Cort. En ambos puntos han asistido representantes de la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local Palma, Policía Portuaria, Protección Civil, funcionarios y ciudadanos anónimos que también quisieron sumarse a este homenaje.

Otro de los puntos informativos de la jornada se centraba en el puesto de la Guardia Civil de Artà. Allí estuvo destinado en el año 2010, uno de los dos guardias civiles brutalmente asesinados al ser arrollados por una narcolancha en el estrecho que inició su carrera profesional en Mallorca. Se trata de David Pérez Carracedo, de 43 años, natural de Barcelona y con dos hijas, que estaba destinado en el Grupo de Acción Rápida (GAR), cuya base se encuentra en la Comandancia de la Guardia Civil de Navarra y que ingresó en la academia de Baeza, en el año 2008. Una vez finalizado el periodo de prácticas, que realizó en Torrejón, fue destinado como profesional al puesto del instituto armado de Artà, en Mallorca, donde permaneció algo más de un año.

El brutal asesinato tuvo lugar cuando una zódiac, donde iban seis agentes, se aproximó a una narcolancha con la finalidad de identificar a los traficantes. Dos embarcaciones eludieron el acercamiento de los guardias con trompos y otras maniobras elusivas, jaleadas y vitoreadas por decenas de personas que grababan desde la orilla la escena. En un momento dado, una de las narcolanchas se alejó para arrancar a toda velocidad y avanzar en línea recta hacia la zódiac, pasándoles por encima y matando a dos de los seis agentes que se encontraban en la embarcación.

La viuda de David Pérez Carracedo, guardia civil fallecido tras ser arrollado por una narcolancha en Barbate (Cádiz), se ha negado este domingo, durante la capilla ardiente que se ha celebrado en la Comandancia de la Guardia Civil en Pamplona, a que el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, fuera quien colocase una medalla en el féretro. Según han confirmado varios asistentes a la capilla ardiente, Marlaska se ha dirigido a recoger la medalla que portaba un agente de la guardia civil para colocarla en el féretro. En ese momento, la viuda ha mostrado su disconformidad con que fuera el ministro quien realizó este acto alegando que su marido «no hubiera querido esto».

Por otra parte, La Unión de Guardias Civiles protesta porque no se autorizara colocar la bandera nacional a media asta el pasado sábado en la Comandancia de Baleares, en señal de duelo por los guardias civiles de Barbate arrollados por una narcolancha mientras participaban en una operación contra el tráfico de drogas.

En un comunicado, UniónGC ha explicado que a sus consultas por el motivo por el que no se colocó a media asta la bandera, les indicaron que la Comandancia no lo había autorizado. Esperaban que se colocara el domingo pero tampoco ocurrió. Según la asociación profesional, muchos agentes les han trasladado su «indignación» por este hecho, y se preguntan por qué el coronel jefe en Baleares, Alejandro Hernández, o la Dirección General de la Guardia Civil no remitió «a todas las unidades» un escrito ordenando esta señal de luto en las dependencias oficiales. «Esperamos que el Coronel jefe de la Comandancia de Baleares dé las explicaciones sobre este deplorable acto y falta de respeto al luto de los compañeros de este benemérito cuerpo asesinados en Barbate», concluye.

Ir a la fuente
Author: Julio Bastida