Vie. Mar 1st, 2024

El sábado pasado tuvo lugar una nueva celebración del Año Nuevo Chino, en esta ocasión en el restaurante King Wok, propiedad de Ye Wenmin. El ciudadano chino reside en Mallorca desde principios de los años 90 y es presidente de la Asociación Arte y Cultura de China en España. Una fiesta que se celebró, como no podía ser de otro modo, con una cena exquisita a base de carne, pescado, marisco y frutas, entre otros platos, regados con buen vino.

Unas recetas que hicieron las delicias de los asistentes, que se servían de los platos que los camareros y las camareras colocaban sobre la mesa redonda giratoria que habían instalado sobre cada una de las mesas que el local había destinado para la celebración.

Representaciones

En cuanto a los invitados, en representación del Ajuntament de Palma asistieron la regidora de Mayores, María Luisa Marqués Rattier, y la directora general de Interculturalidad e Igualdad, Francisca Rosa Sampol, que protagonizaron unas de las primera fotografías que se hicieron. Ambas posaron con los dos soldados de Terracota que hay en la entrada del local como testigos, junto a Ye Wenmin; Chen Yi Jian, gerente del hotel Valparaíso; He Yong, consejero cultural de la Embajada de China en Madrid, y Añen, presidente de la Asociación China en Baleares.

Como no podía ser de otro modo, en la cena no faltaron los ‘kampeis’ o brindis.
Como no podía ser de otro modo, en la cena no faltaron los ‘kampeis’ o brindis.

Y a partir de ahí, más fotos. ¡Cientos de fotos más! Entre ellas, la instantánea en la que se pusieron todos, que aunque parezca imposible colocar a tanta gente en tan reducido espacio, se logró.

Brindis

¿Que si hubo kampeis? ¡Por supuesto que sí! Y es que pronunciando la palabra ‘kampei’ y haciendo chocar las copas entre sí, es la mejor forma de llamar la felicidad que se desean unos a otros. Así que, ¡kampei! También hubo colores rojos, colores de fiesta, colores que simbolizan el Año Nuevo Chino, este concretamente el del Dragón, como nos recordó Ye Wenmin colocando uno en el cartel de la entrada, entre los soldados de Terracota.

Un año del que se esperan muchas cosas positivas, entre ellas que llueva, puesto que el dragón simboliza el agua ya que gran parte de su vida se la pasa en ella. Además, tanto por su aspecto como por su forma de moverse, demuestra poder. De hecho es un animal compuesto por partes de otros animales poderosos, como las garras, que son del águila; la cola, que es la de la serpiente; el hocico, que pertenece a un perro o la melena, que la toma del león.

La cena de nuevo año, lugar ideal para relacionarse unos con otros.
La cena de nuevo año, lugar ideal para relacionarse unos con otros.

Invitados

Entre los invitados también vimos otras caras conocidas. Por allí andaban artistas como el pintor Maraver; Lolo Garner, que anda metido en construir un toro de unas dimensiones superiores al que hay en Wall Street; Carlos Morell, mallorquín que vive en Shanghai desde hace más de 20 años, en cuya universidad trabaja como profesor de Bellas Artes; y restauradores como Juan Cabrera quien, por cierto, invitó a tomar calçots en Es Molí d’es Comte a un grupo de chinos, «y es que, creo –nos dijo– es la mejor forma de corresponder: ellos, esta noche, nos ofrecen lo mejor de su cocina, y yo les propongo que disfruten comiendo uno de los también más típicos platos de la nuestra».

También estuvo Manuel Hernández, con negocios en Alcúdia, además de viajero incansable -Ushuaia, La Antártida y El Transiberiano, tres de los viajes más interesantes que ha realizado; Julio Albendea, organizador y promotor de concurso de Misses, concretamente el de Miss Tourism World Spain, que tiene entre sus patrocinadores a algunos empresarios chinos; la ecuatoriana Isabel Oviedo, presidenta de la Federación de asociaciones  de inmigrantes; la restauradora china Cristina, de La cocina china, y su inseparable Fengshun Zhu; el presidente del Cercle de Belles Arts, Pedro J. Lorente Muñoz; Jorge Villalonga y su esposa, la bióloga Eva Moragues, y Jaime de España, propietario del Hotel Artmadams, entre otros. La velada se prolongó hasta pasada la media noche.

Chen Yi Jian (gerente del hotel Valparaíso); en representación de Cort, Luisa Marqués Rattier y Francisca R. Sampol; He Yong, Añen y Ye Wenmin.
Chen Yi Jian (gerente del hotel Valparaíso); en representación de Cort, Luisa Marqués Rattier y Francisca R. Sampol; He Yong, Añen y Ye Wenmin.

Exposición

Después de mucho tiempo sin actuar en Palma, los próximos 17 y 18 de febrero, Pometes Teatre se presentará en Trui Teatre con Efectes secundaris, una divertida y trepidante comedia escrita e interpretada por los hermanos Fullana, Toni y Miquel.

«La obra la escribimos en el año 2012, la reestrenamos  el año pasado en Campos, en nuestro teatro. Y en cuanto al argumento pues  cuenta la historia de un empresario que está arruinado y por lo tanto, debe dinero a todo el mundo. No quiere que su esposa se entere porque tiene miedo a perderla, ya que es una mujer que no le gusta privarse de nada… Entonces, cuando más apurado está el empresario recibe la visita de un primo suyo con su novia que están, los dos, ‘como una cabra’, y le proponen un trato muy difícil de aceptar, pero que le puede solucionar sus problemas económicos. El empresario decide aceptar pero resulta que es peor el remedio que la enfermedad. El pobre hombre se ve envuelto en una gran cantidad de problemas de los que es muy difícil salir. Y como muy bien dice la canción ‘tres cosas hay en la vida, salud dinero y amor, y el que tenga estas tres cosas que le de gracias a Dios…’. Solo que a veces para conseguir el dinero se pierde el amor y la salud. O viceversa», explica Miquel.

Toni, Mónica, Cati y Miquel son los protagonistas de ‘Efectes secundaris’.
Toni, Mónica, Cati y Miquel son los protagonistas de ‘Efectes secundaris’.

En esta aventura teatral participan también Mónica Moreno y Cati Vidal, en los papeles de esposa y novia, dos actrices estupendas.

Ir a la fuente
Author: Click