Vie. Mar 1st, 2024

Un hombre de 36 años ha sido condenado a 24 años y seis meses de prisión tras asumir que había abusado sexualmente de una menor de edad y también había ofrecido droga y regalos para mantener relaciones con seis niñas más. El acusado ha aceptado los cargos propuestos por la Fiscalía y ha añadido que sufre una enfermedad mental que le impide «controlar los impulsos sexuales y que sufre «depresión».

En el juicio celebrado esta mañana en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma, el acusado se enfrentaba a una pena de 47 años de cárcel por varios delitos de prostitución y corrupción de menores, ciberacoso, agresión sexual, amenazas, contra la salud pública y posesión de pornografía infantil. Ante los cargos presentados, el condenado ha afirmado haber cometido estos hechos relatados en el escrito de acusación. A pesar de la propuesta inicial de la Fiscalía, ambas partes han llegado a un acuerdo por el que el acusado acepta una condena de 24 años y medio y una multa de seis euros diarios durante los próximos seis meses.

El trato entre las partes se ha cerrado tras escuchar las declaraciones de los policías y del mismo acusado. En uno de los siete episodios que se relatan en el escrito del fiscal, se acusa al hombre de haber obligado a una menor de 14 años a practicarle una felación en su domicilio de s’Arenal en septiembre de 2020. La adolescente había acudido al domicilio del acusado situado en el Arenal para ir a recoger cinco euros de marihuana. Una vez allí, le entregó más cantidad de la pactada vía WhatsApp. Cuando la chica se marchaba el procesado le bloqueó la salida y le dijo que tenía que «complacerle». Ante esto, la menor se negó ya que «podría ser su padre» y el hombre empezó a amenazarla con frases como «si no voy a matarte a ti y a toda tu familia». La víctima se vio obligada a realizarle una felación, bajo amenazas.

Después, presuntamente le exigió que se desnudarse para mantener relaciones sexuales y ella le suplicó que le dejara marchar asegurando que no le denunciaría. Días después el presunto autor vio como le había bloqueado por redes sociales y contactó con una amiga de la víctima advirtiendo que si le denunciaban «una bala valía un euro».

Además de este delito, se le imputan cinco más en el que habría ofrecido dinero a una niña de 12 años a cambio de relaciones sexuales en diciembre de 2019. El procesado llegó a quedar con la niña a través de redes sociales, pero el hermano de la víctima leyó los mensajes y puso una denuncia. La Policía localizó al procesado en el lugar donde se había citado con la menor.

En agosto de 2020, se puso en contacto con otra joven, de 14 años, haciéndose pasar por un chico de 17 años y con un nombre falso. Según lo que relata el fiscal, intentó convencerla de verse a solas a cambio de dinero y regalos como móviles y ropa cara. El encuentro también fue frustrado, pero en esta ocasión, fue la propia pareja del acusado que denunció ante la Policía que éste quedaba con menores a través de las redes para tener relaciones con ellas. La mujer avisó a la víctima de que el chico con el que quedaba era en realidad un adulto. En el escrito se recogen dos episodios más en diciembre de 2019 y septiembre de 2020.

Ir a la fuente
Author: Pascual Ribot